Cooperativas Protegidas

Las Cooperativas Protegidas -CP-, emergentes de programas sociales son aquellas cooperativas de trabajo que son conformadas por trabajadores que se agrupan como consecuencia de ingresar en algún programa social.

En el año 2003 se constituyó el primer programa para este tipo de cooperativas. El programa de Integración Socio Comunitaria (ISC) se orientaba a solucionar los problemas habitacionales de las poblaciones más vulnerables. De esta manera el programa pedía la conformación de cooperativas con 16 asociados, las cuales al menos 12 debían estar vinculados con planes de jefes y jefas de hogar. Las primeras 50 cooperativas se establecieron en Florencio Varela. Paralelamente surge el programa Centro Integradores Comunitarios (CIC) impulsado por el Ministerio de Desarrollo Social. El programa promueve la creación de un edificio con tres áreas: un espacio de salud con elementos provistos por el ministerio de salud; un área social donde funcionaban jardines maternales, talleres y un salón de usos múltiples con el objetivo de que la comunidad tuviera un espacio común para interactuar. El CIC debía ser administrado por 5 o 3 cooperativas -dependiendo el tamaño del centromanteniendo la composición de 16 integrantes, con 12 personas vinculadas al plan jefes y jefas de hogar y el resto por personas en situación de vulnerabilidad social. En 2004 se lanza desde el Ministerio de Planificación el programa Agua más Trabajo teniendo como finalidad la realización del tendido de las redes de agua. Las primeras cooperativas se crean en el municipio de La Matanza, estás se encargaron de hacer los pozos, poner los caños y realizar las pruebas hidráulicas para que la gente reciba el agua corriente en sus casas, supervisado por ENOHSA. A fines de 2005, con la necesidad de diferenciar la creación de este tipo de cooperativas nace una nueva resolución 3026. Esta resolución, separa a las cooperativas de trabajo tradicionales y agrupa a las anteriores descriptas. Asimismo, permite variar el objeto social y además posibilita que otros organismos públicos puedan también constituir cooperativas mediante este sistema, las provincias y municipios. Dicha resolución se promueve producto de la necesidad desde el Ministerio de Trabajo de generar el programa Manos a la Obra, cuyo fin estaba destinado a generar empleo en la industria textil. En 2009 se lanza el programa de Ingreso social con trabajo, conocido como Argentina Trabaja. Desde el Ministerio de Desarrollo Social se genera una secretaria, que es la unidad ejecutora del programa, un esquema de 32 participación que incluía a actores de diversos ministerios: Desarrollo Social, Ministerio de Educación (quien ayudaba a terminar el secundario), el Ministerio del Interior (encargado de documentar aquellos hijos menores de 12 años), Ministerio de Salud (con atención primaria), y Ministerio de Planificación (quien desembolsaba parte de los recursos). Las primeras cooperativas se armaron con 10 asociados a los que luego se iban incorporando miembros, en módulos de 60 personas. Podía haber cooperativas de 60, 120, 180 personas. La intención fue no abrir tantas cooperativas, pero apuntar a ocupar muchas personas. En 2014, aparece el programa Ellas Hacen que es una derivación del Argentina Trabaja, pero destinada a Mujeres en vulnerabilidad y en situación de violencia familiar. Todas estas cooperativas -de 16 miembros- estaban orientas a la obra pública primaria, mismo objeto social que Argentina Trabaja.

Deja un comentario